Dakar Dakar 2019 

CHRISTIAN MÁLAGA: “MANEJÉ VEINTE HORAS SEGUIDAS, NO ME DEJARON CONTINUAR POR SEGURIDAD”

Tras una larga travesía en nuestro complicado territorio peruano durante la ruta Arequipa – Moquegua, el piloto peruano, Christian Málaga, tuvo que batallar hasta el final de su participación frente a desperfectos mecánicos continuos, impidiéndole a nuestro compatriota continuar, por temas de seguridad, con la competencia más extrema de los fierros en el mundo, el Rally Dakar; no pudiendo cumplir su sueño de completar el Dakar en este tercer intento.

El peruano, competidor en la categoría quads, ya venía en desventaja desde la tercera etapa San Juan de Marcona – Arequipa por fallas mecánicas de Apolo, su Yamaha YFZ 450R 2018; donde perdió horas tratando de repararla, para luego avanzar lo más que pudo para llegar a tiempo al último pase de esa etapa, recorriendo así esa ruta de noche por el desierto para terminar el tramo especial.

Para iniciar la cuarta etapa, Málaga manejó 490 kilómetros por pista en enlace hasta Arequipa llegando a las 04:00 am. “Mi único objetivo era continuar y no abandonar este Dakar. Manejé casi 20 horas seguidas y solo pude dormir dos horas porque luego partí a Moquegua, minutos después de las 06:00 de la mañana.”, narró el piloto.

Durante el recorrido de Arequipa a Moquegua, el piloto se encontró con problemas en el tramo de 405 kilómetros. La cuatrimoto que piloteaba presentó fallas, por lo que nuestro representante tuvo que desarmarla nuevamente en medio del desierto para limpiarla; perdiendo ahí más de tres horas por segunda ocasión.

Este terrible impase impidió que llegara al segundo control del recorrido, el cual se cerró a las 06:00 pm., motivo por el cual la organización no le permitió continuar por cuestiones de seguridad. “Después de la etapa anterior solo descansé dos horas y por seguridad no pude continuar con el recorrido”, afirmó Málaga.

Cabe resaltar que la distancia de esta cuarta fase fue la primera parte de la etapa Maratón, por lo que las Motos y Cuatrimotos no pudieron recibir ninguna asistencia mecánica en el campamento de Moquegua. Pese a que no todos alcanzaron la meta de esta etapa, el piloto peruano se queda con la satisfacción de haber entregado todo en cada una de las rutas corridas, teniendo en desventaja las malas pasadas con su Apolo.

Artículos relacionados