Automotriz Principal 

Vocación por los autos deportivos

S16_0182_fine

Stuttgart. Una calidad de nivel superior es parte de la identidad de la marca Porsche. El nivel de calidad vivido intensamente cobija todos los aspectos y características de los vehículos y las relaciones con los clientes. Junto con la tecnología, el rendimiento, el sonido y la fabricación, así como calidad a largo plazo, también se encuentran el diseño, la háptica, la sofisticación y un amor por los detalles. El desarrollo de vehículos crea la base para esto y es implementado en la producción. El contacto con el Centro de Atención al Cliente y la calidad del centro de servicio también son parte del proceso de calidad. El resultado de la interacción perfectamente afinada es un producto que es de alto nivel desde su origen, como más recientemente se puede ver incorporado en los nuevos 718 Boxster y 718 Cayman.

“Cada Porsche es una prueba de nuestra alto nivel de calidad –no sólo dentro de las áreas de Producción y Desarrollo, sino a lo largo de todos los departamentos de la compañía–“, dijo Albrecht Reimold, Miembro del Directorio Ejecutivo de Porche AG para Producción y Logística. “Todos nuestros empleados trabajan cada día de manera muy cuidadosa para entregar a los clientes la calidad muy especial que distingue a Porsche. Esta calidad acompaña cada uno de los vehículos que producimos a lo largo de sus diferentes fases de vida”. En muchos casos, esta vida es muy larga. Más de dos terceras partes de todos los Porsche que han sido producidos en la historia aún se encuentran en circulación. Esto también es un rasgo típico de la calidad Porsche.

Cuatro pilares de la calidad Porsche
Las expectativas de los clientes en materia de calidad son multidimensionales. Es por ello que Frank Moser, Vicepresidente de Calidad Corporativa de Porsche, define la calidad en términos de cuatro pilares: calidad emocional, calidad funcional, calidad de imagen y calidad de servicio. “La interacción individual entre el cliente y la marca toca los cuatro pilares”, dice Moser. En el siguiente nivel, cada pilar contiene numerosos subaspectos. La calidad no está en el punto correcto hasta que la totalidad de esta compleja matriz cumple con todos los estándares rigurosos y con ello logra el grado específico de la perfección. “Cada pilar tiene que ser optimizado de manera continua y sostenible. Lo que logramos nunca es lo suficientemente bueno para nosotros”, afirma Moser.

    • La calidad emocional se define a partir de una combinación de múltiples capas de diseño, rendimiento y sonido. Siempre ha sido un rasgo muy característico de Porsche, y para los clientes es un criterio muy importante para su compra.

 

    • La calidad funcional debe cumplir con la expectativa que un auto siempre debe funcionar de manera perfecta. Está compuesta por los factores de confiablidad, calidad de uso y versatilidad para el uso diario.

 

    • Palabras claves como háptica, sofisticación, la apariencia de las costuras y el amor por los detalles explican la calidad de imagen. Es la apariencia visualmente impecable y con acabados pulcros lo que en suma hace perfecto a un Porsche.

 

    • La excelente calidad de Porsche es complementada por un excelente servicio de calidad en la interacción con los clientes.

 

Control central, implementación descentralizada
Un proceso de calidad que es controlado de manera central es algo típico de Porsche y, a la vez, una característica especial dentro de la industria automotriz; pero es implementado de manera descentralizada a través de departamentos individuales y unidades de negocio. Por ejemplo, además del departamento de Calidad Corporativa hay otros departamentos de calidad dentro los departamentos de Compras, Desarrollo, Producción y Ventas. “De este modo, la capacidad de controlar la calidad de manera exitosa queda enmarcada en toda la empresa y, además, le permite a cada unidad mantener un alto nivel de automotivación para alcanzar la mejor calidad posible”, dice Moser. “Nosotros, en Porsche, no tenemos que convencer a nadie de preocuparse más por la perfección o la calidad en su área técnica”.

El desafío continuo es aumentar la calidad con cada nuevo modelo de vehículo. “El reto es no sólo mantener nuestro nivel de alta calidad a pesar de las nuevas tecnologías y la significativamente creciente complejidad de nuestros productos, sino incrementar aún más la calidad con cada nuevo vehículo. Existen varios indicadores clave para medir la calidad de manera certera; por ejemplo, generar estadísticas precisas sobre las reclamaciones y los costos de garantía. También existen estadísticas de calidad a largo plazo. Un ejemplo de ello es el Informe TÜV de 2016. En este informe, el Porsche 911 lidera la clasificación de menor cantidad de defectos en tres categorías de edad del vehículo: hasta siete, nueve y once años. Además, desde hace varios años es el auto de serie ganador en el escalafón internacional de calidad del instituto JD Power.

“Trabajar constantemente es estas altas zonas también refleja nuestro conocimiento en la fabricación de automóviles deportivos en términos de calidad”, dice Albrecht Reimold. “Todo atleta mide su desempeño en competencia mediante valores numéricos e indicadores clave –y esta es precisamente la manera en que también Porsche produce sus autos deportivos–. Cada uno de los empleados en la cadena de producción es consciente de este reto, bien sea en su preparación para el trabajo, en la línea de montaje o, por supuesto, en nuestros centros de calidad y análisis. Es una gran alegría y al mismo tiempo un incentivo asumir este desafío cada día”.

Los métodos de calidad en la producción de Porsche
Los centros de calidad y análisis y las áreas finales para auditoría en las plantas de Zuffenhausen y Leipzig, son para Porsche un componente clave en el proceso global de calidad. Estos permiten a los expertos en producción llevar a cabo un detallado análisis sobre las causas de fallo en cualquiera de las diferentes piezas. Los centros de calidad y análisis son importantes puntos de partida, especialmente en el inicio de la producción de los nuevos vehículos. Aquí es donde es optimizada de manera muy meticulosa la calidad de la imagen del auto, desde su principio. El objetivo es hacer que la producción en serie funcione a la máxima perfección desde el primer momento. Además, los expertos son contactos profesionales bastante buscados hasta que se retira un modelo, y siguen siempre involucrados para ocasiones cuando surgen asuntos importantes de calidad que deban ser resueltos. “En Porsche, la calidad es el resultado de un intenso trabajo que está impulsado por un amor hacia el auto deportivo perfecto en todas sus fases y aspectos. Cuando se trata de temas de calidad, estudiamos cada pequeño detalle hasta sus raíces –que es lo que distingue a Porsche–”, dice Albrecht Reimold.

Tres de los métodos innovadores que ilustran el meticuloso trabajo de calidad son: cubicación, calibrador principal para exteriores y carrocería en color negro.

    • La cubicación (medición del volumen) involucra el fresado de una carrocería en aluminio sólido de un vehículo en escala real. Durante el inicio de la producción de un vehículo, este modelo en aluminio nos sirve como referencia para la optimización y la clasificación de las piezas de montaje, y en el análisis funcional de las piezas adicionales. Puede ser utilizado para fines tales como la inspección de los asientos de la cabina tapizados en cuero que han sido instalados en nuestro propio taller de cuero, o la inspección de componentes, por ejemplo el ajuste preciso de los faros, la calidad de la costura, la calidad visual y la apariencia. Las desviaciones se pueden determinar incluso hasta en una décima de milímetro.

 

    • El calibrador principal para exteriores se utiliza junto a otros instrumentos de medición de alta precisión para el análisis funcional de las láminas metálicas y piezas adicionales. El enfoque aquí es alcanzar la precisión de la carrocería en general. Esto significa que una parte del análisis aquí es fijarse cómo las diferentes partes encajan entre sí, a pesar de que cada parte podría ajustarse a sus propias tolerancias dimensionales. Entre otras características, aquí se examinan el nivel de los contornos y las costuras –también con una precisión milimétrica–.

 

  • La carrocería en negro permite la evaluación exacta de la capa exterior de la carrocería y su superficie. Está construida con las más avanzadas y modernas piezas para interiores y exteriores pertinentes a la superficie, y de manera implacable revela cualquier desviación de la calidad de fabricación ya establecida y determinada, especialmente en durante el proceso de producción piloto en serie, que dan paso al inicio de la producción.

Nuevos retos de calidad
Para Porsche, el futuro comenzó hace mucho tiempo. El reto consiste en integrar de manera perfecta las nuevas tecnologías con el vehículo –por ejemplo, la digitalización, la movilidad inteligente y la movilidad eléctrica– y al mismo tiempo mejorar aún más la calidad del producto. Aquí, Porsche no se encuentra simplemente realizando un trabajo de integración –más bien la empresa analiza cómo puede mejorar cada uno de los detalles de manera que encajen perfectamente con la marca y con sus productos–. Esto también se lleva a cabo en las aplicaciones, los servicios de internet y la conectividad. “No es sólo una cuestión de mostrar imágenes de colores en una pantalla. Aquí, tenemos que garantizar un concepto de la alta calidad y replantearnos la calidad”, dice Frank Moser.

Centros Porsche de calidad y análisis en Zuffenhausen y Leipzig

  • Misión: analizar las causas de las fallas y calificar las piezas desde el inicio de la producción piloto hasta el producto final. Análisis preventivos para una optimización de calidad inicial.

 


Zuffenhausen

Leipzig
Fechas de apertura: Julio de 2014 Junio de 2016
Superficie: Aprox. 3.000 metros cuadrados Aprox. 6.000 metros cuadrados
Empleados: 30 150
Equipamiento:
  • Taller de análisis con seis estaciones de análisis que incluyen análisis eléctrico / electrónico
  • Área de medición de instrumento con seis estaciones de análisis, tres de los cuales tienen máquinas de medición estacionarias con una precisión muy alta (rango de centésima de milímetro) y equipo de medición portátil para el análisis total del vehículo y de la cubicación
  • Calibrador Principal y centro de cubicación con nueve máquinas estacionarias de medición de coordenadas, y cinco sistemas móviles de medición para las tareas del calibrador exterior principal, el calibrador de costuras principal, y la cubicación.
  • Calibrador Principal y centro de cubicación acondicionado para poner en marcha hasta cuatro producciones en paralelo
  • Centro piloto para la fabricación en serie de vehículos pilotos

 

  • Métodos importantes de calidad y tareas:
    • Cubicación: Calificación de piezas adicionales para exterior e interior durante las pruebas piloto.
    • Calibrador Principal Exterior: Calificación de la carrocería con referencia a la adaptación, costuras y transición, así como también al cotejo de las piezas de ensamblaje y carrocería durante las pruebas piloto.
    • Calibrador Principal de Costura: Calificación de las piezas de ensamblaje estructuralmente relevantes en cuanto a la adaptación y empalme durante las pruebas pilotos.
    • Análisis total del vehículo con los instrumentos de medición móviles y estacionarios
    • Carrocería en negro: Calificación de las chapas metálicas de repuestos durante las pruebas pilotos.
    • Auditoría total del vehículo
  • Todas las piezas de los vehículos que son instaladas en los centros de producción de Zuffenhausen y Leipzig están calificadas y analizadas utilizando los instrumentos y métodos mencionados anteriormente.

 

Artículos relacionados