Off Road Principal 

Chileno Rodrigo Pastén llega a la cima de la duna más alta del mundo

rodrigo_pasten01

 

Luego de un primer intento de cumbre en Fiambalá, Argentina, con la idea de alcanzar la altura máxima de la duna más alta del mundo, el buggy Can Am Maverick Turbo XRS, logró obtener su objetivo y marcar un importante récord mundial.

La historia

Efectivamente, después de una acuciosa preparación, el piloto especializado en off road y 4×4, el chileno Rodrigo Pastén, pudo clavar en la cima de la duna Federico Kirbus, la bandera de Can Am, tras un duro esfuerzo por vencer la ley de gravedad y alturas considerables, las cuales tenían una base de 1611 m.s.n.m. y 2845 m.s.n.m. en la parte más alta de la duna, para un total de 1245 metros de ascenso.

El viaje comenzó el miércoles 30 de marzo en Santiago de Chile, para luego dirigirse a la ciudad de Copiapó (800 Km.). A continuación el equipo expedicionario emprendió el rumbo hacia Fiambalá, Argentina, vía paso San Francisco (480 km.), llegando los 5 integrantes del grupo a los faldeos de la duna, con la firme decisión de enfrentarla para su ataque final, el día viernes 1 de abril, a las 10 am.

Los nervios reinaban en las mentes de los integrantes del team. Si bien se tomaron todas las medidas de seguridad necesarias, las dudas no se ausentaron, más que mal se buscaba alcanzar un logro inédito. En Chile se hicieron todos los preparativos necesarios para llegar a Argentina 100%. Fueron semanas de resguardos y preparativos mecánicos, humanos y logísticos. Nada podía fallar.

El ataque a la cima

Ubicados ya en Fiambalá y trasladados al lugar mismo de la duna, se dio inicio al ascenso, que en los primeros 10 kms. combina pendientes suaves con algunas fuertes y después de comprobar que el clima y el viento eran ideales para intentar el alcance de los últimos 500 metros, que corresponden al cono de la duna (y la parte más dura del ascenso con fuertes pendientes de entre 45° a 49°), luego de evaluar varias alternativas de rutas de ascenso, Rodrigo Pastén decidió hacer su mejor intento a las 14 horas de ese mismo día, con la fuerte convicción de que había llegado el lugar y la hora indicada para llevar el nombre de Can Am y su UTV Maverick Turbo XRS, a los anales históricos de hazañas realizadas por deportistas nacionales.

Así fue como el rugido del motor del UTV rompió el silencio del lugar, para luego avanzar en una furiosa arremetida que lo dejó por debajo de la cumbre anhelada. De esta forma el vehículo quedó detenido sobre una peligrosa inclinación, mezcla de arena con algunas rocas y escasa vegetación, iniciando el piloto una meditación analítica del terreno, considerando también las indicaciones vía radio, del equipo de apoyo. Acto seguido, Pastén tomó aire, conectó Low y aceleró a fondo, avanzando sin tregua por una “jauría” de peñascos y arena muy suelta, logrando tocar de esta forma con las cuatro ruedas de su vehículo, la cúspide de la duna más alta del mundo, llamada Federico Kirbus, en honor a un periodista argentino, quien fue su descubridor, siendo las 15 horas de ese mismo día.

Tarea realizada

Las palabras del piloto Rodrigo Pastén son el mejor reflejo de esta proeza: “La subida final definitivamente fue lo más duro y difícil, no solo por lo blanda que estaba la arena, sino por la inclinación y por algunas piedras que habían entre medio, las cuales desestabilizaban el buggy fácilmente. Debo reconocer que pasé un par de buenos sustos y por momentos pensé no lograrlo; debí utilizar al máximo la reducción de la caja del buggy y acelerar el motor a fondo para poder seguir, afortunadamente logré encontrar una trazada que me permitió llegar arriba, claro que sin dejar de golpear con mucha fuerza algunas piedras que habían a mi paso. La lucha intentando hacer cumbre duró una hora, pero cuando llegué arriba, todo terminó en una explosión de emociones, no lo podía creer, es difícil describir lo que sentí allá arriba, para mí es un logro muy importante, estoy demasiado feliz y orgulloso de haber conseguido esta cumbre, agradezco a la vida por darme la oportunidad de disfrutar así mi pasión por el off road”.

La hazaña significó un duro esfuerzo para el piloto, quien tuvo que enfrentar pronunciadas inclinaciones del terreno -llegando a marcar 49° en la telemetría GPS incorporada-, calor y ráfagas de viento, agregado a peligrosos desniveles de la geografía, los cuales muchas veces pusieron en serios aprietos la llegada a buen puerto de toda la travesía. Pero la amplia experiencia del conductor y el perfecto acople con su buggy, permitieron que Can Am marcara un hito histórico, al poder decir con total propiedad, que su UTV Maverick Turbo XRS alcanzó la cima de la duna más grande del mundo.

Sobre Rodrigo Pastén

Rodrigo Pastén, nació en La Serena, Chile, viene de una familia siempre ligada a los deportes motor. En el 2005 inició su carrera como piloto en las competencias de 4×4 llamadas Jeep Fun Race. En el 2007 empezó a correr rally llegando a competir en el campeonato nacional de rally de Chile (Rally Mobil) el año 2010. En el año 2012 empezó a competir en los buggys llamados “UTV” siendo uno de los pioneros en Chile en este tipo de vehículos, organizando incluso la primera carrera exclusiva para estos vehículos en este país en un circuito especialmente diseñado para ellos en Santiago. En la actualidad es piloto oficial de la marca Can Am a bordo de un Maverick XRS Turbo.

Sobre el Can Am Maverick X RS Turbo

El Can Am Maverick XRS Turbo es la última apuesta de la marca Can Am en los modelos de UTV. Posee un motor bicilíndrico turbo de 1000 cc. que eroga un potencia de 131 Hp, para un peso de solo 634 Kg. siendo uno de los más potentes del mercado. La suspensión, independiente en las 4 ruedas con brazos en A, de 15″de recorrido adelante y 16″ atrás, viene con amortiguadores Fox Podium RC2. Incluye además neumáticos de 28″, cinturones de 4 puntas y escapes Yoshimura de fábrica.

 

Link del video de la hazaña:

Artículos relacionados